Bandera de la Ciudad de Buenos Aires

Kiosco de La Floresta y Locomotora La Porteña

Floresta: nombre dado por Ordenanza N° 26.607 B.M. 14.288

DESAPARECIDOS, SAQUEOS, MUERTE Y DEPREDACIÓN

Más testimonios sobre Automotores Orletti
y el plan Condor

14/08/2005 - La trama secreta de los desaparecidos que fueron trasladados a Uruguay . El robo de botines y la aberrante venta de vientres forman parte de esta historia.

Telma Luzzani

Los delitos que empiezan a salir a la luz, como las cuentas secretas de Pinochet o los negocios del hijo de Massera, son la capa superficial de los millonarios saqueos, robos y negociados que hicieron, apañados por la lucha antisubversiva, militares y policías de todos los rangos, durante las dictaduras del Cono Sur.

El caso de María Claudia García Irureta Goyena de Gelman estaría vinculado a uno de los más repugnantes: la venta de vientres. Investigaciones realizadas por el periodista uruguayo Roger Rodríguez —cuyos trabajos permitieron recuperar al niño Simón Riquelo y posteriormente reabrir ante la justicia el caso de María Claudia— apuntan a la existencia de un Plan Cóndor de robo de vientres o de bebés, mezclado con otros delitos. Otra hipótesis fuerte de la actual investigación del uruguayo indica además que la presión de militares argentinos fue determinante para que los uruguayos decidieran ejecutar a todos los prisioneros del vuelo del 5 de octubre de 1976 o "segundo vuelo".

Esto dijo Rodríguez a Clarín: "En torno al campo de concentración Automotores Orletti, en el barrio de Floresta, hubo un botín de guerra millonario. En la base había dos bandas: el argentino Aníbal Gordon de la Triple A y la OCOA (Organización Coordinadora de Operaciones Antisubversivas), que dependía del Ejército uruguayo. Ambas estaban vinculadas a servicios de inteligencia pero tenían cierto nivel de autonomía. El botín eran el dinero y los niños. Así como entraban a una casa y se llevaban todo, estas bandas habrían retenido importantes sumas de dinero que tenían Montoneros, ERP, el Partido para la Victoria del Pueblo (PVP) y el MIR chileno".

En quince días Rodríguez dará a conocer nuevos datos, algunos de los cuales adelantó ayer a Clarín. "Hay dos testigos que cuentan que en el segundo vuelo de Argentina a Uruguay, el Ejército, además de prisioneros (como María Claudia) trajo valijas repletas de dinero. Era tanto, dicen, que no sabían cómo esconderlo". Por esa razón, se cree que la aeronáutica en el informe entregado el lunes a Tabaré Vázquez trata de despegarse y dice que sólo hizo de taxi aéreo y no vio nada de lo que traía el Ejército aquel nefasto 5 de octubre.

"El dinero del secuestro de Hart, un empresario lanero argentino —ejemplifica el periodista— nunca volvió a la familia Hart o al estado argentino o uruguayo. Es posible que ese dinero "trasladado" haya sido además la razón de una pelea que hubo entre militares uruguayos y argentinos en noviembre de 1976. Y eso explica por qué Gordon era riquísimo y jamás volvió a la Argentina".

Pero además, en este siniestro laberinto delictivo, no se puede dejar de vincular la trama del dinero con el tráfico de bebés, insiste el periodista. "María Claudia era parte del botín. Ella cae con Marcelo Gelman en agosto de 1976. A él y al resto del grupo los matan y los desaparecen hundiéndolos con toneles de hierro en el Delta del Tigre. ¿Por qué a ella no? Porque esperaba un bebé y su vientre estaba adjudicado", dice, y llena de aire el pecho para reponerse de tanto espanto.

El poeta Juan Gelman, suegro de María Claudia, ya lo había escrito: "Era una niña de 19 años que no ofrecía el menor interés político para la dictadura uruguaya. Esperaron que diera a luz, la dejaron dos meses con la beba y luego la asesinaron para robarle a mi nieta y entregarla a una pareja de la policía. Bajo nuestras dictaduras se cometieron muchos crímenes y éste me parece particularmente ominoso. Se trató de aprovechar el marco creado por el Plan Cóndor y como consecuencia de él, robar un vientre."

El reparto de bebés de Orletti incluyó a Simón Riquelo (recuperado tras 26 años gracias a la investigación de Rafael Michelini y Rodríguez); Mariana Zaffaroni, apropiada por un agente del SIDE, Miguel Angel Furci, quien declaró: "Me la dieron en la puerta de un avión" (el 2º vuelo); Carla Rutilo, traída de Bolivia y apropiada por Eduardo Ruffo, de la SIDE y otros casos.

"Según mi informante —agrega Rodríguez a Clarín— no fue María Claudia la única argentina de ese vuelo. Habría 4 ó 5 más. Esto se sugirió ahora oficialmente cuando se admitió que los del segundo vuelo estaban enterrados en el Batallón 14. No se sabe quiénes son. Eso es parte de una nueva investigación que hay que hacer."

Otra punta de investigación asegura que fueron los militares argentinos quienes ordenaron el asesinato de los prisioneros del 2ø vuelo. Esta es la trama: a mediados de 1976, Wilson Ferreira Aldunate, entonces candidato presidencial por el Partido Nacional uruguayo, había viajado a EE.UU. y denunciado ante el Congreso que en Uruguay se violaban los derechos humanos y que había 5.000 presos políticos. Carter decidió aplicar la enmienda Koch y retirar la ayuda a Uruguay. Para frenar esto, las FF.AA. uruguayas montaron una farsa, una supuesta invasión de subversivos que quería copar el país. ¿Qué hicieron? Los prisioneros trasladados en el "primer vuelo" de julio de 1976 estaban en el centro de tortura del Servicio de Infor mación de Defensa (SID). Los llevaron a un chalet de nombre "Susy" en Canelones y fingieron que los atrapaban y abortaban el plan terrorista. Pensaron que Washington no cortaría la ayuda, pero lo hizo.

Lo que sucedió fue que los "subversivos del Operativo Chalet Susy" fueron presos y quedaron "blanqueados" internacionalmente. Esto fue entre el 27 y el 29 de octubre de 1976. Ahí los militares argentinos se dieron cuenta de que los del "primer vuelo" no habían sido ejecutados y habrían presionado para que mataran a los del segundo para que no quedaran "enemigos vivos a la espalda", es decir, testigos. Esto podría haber sido también motivo de la pelea entre los militares de ambos países.

Gente del primer vuelo y del segundo coincidieron entre el 5 y el 27 de octubre en el SID. Y muchos años después, los del Chalet Susy fueron los 20 testigos de cargo que hicieron que muchos militares argentinos, como los del Batallón 601 de Suárez Mason o los de La Plata fueran presos.


Notas relacionadas
.

Derechos Humanos - 14/11/2005
Hubo cubanos desaparecidos en Automotores Orletti
Testigos afirman que en este lugar vieron por última vez a dos diplomáticos cubanos incorporados a la larga lista de desaparecidos durante la dictadura. Un emisario de la CIA llegó a Automotores Orletti para torturar a estos dos jóvenes: Jesús Cejas Arias, de 22 años, y Crescencio Galañega, de 26, quienes habían sido capturados el 9 de agosto de 1976 en el barrio de Belgrano. Ambos integraban el grupo de jóvenes que custodiaba al embajador cubano en Buenos Aires, Emilio Aragonés, a quien ya habían tratado de asesinar.

Derechos Humanos - 21/09/2005
Orletti: testimonian ex detenidos uruguayos
Ex detenidos uruguayos que están dando su testimonio ante la justicia argentina dijeron el miércoles que no lo hacen en Uruguay por las trabas legales que impiden en ese país el castigo a los violadores de los derechos humanos en dictadura. En un comunicado de prensa, la Comisión de Derechos Humanos de uruguayos en Argentina, lamentó que los sobrevivientes de esa nacionalidad deban testificar ante la justicia argentina "debido a las trabas que en Uruguay impone la Ley 15.848 de 'Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado".

Derechos Humanos - 06/09/2005
Automotores Orletti
Síntesis referida al siniestro centro de detención clandestina ubicado en pleno barrio Porteño de Floresta. Aspecto, descripción del lugar, modo de operación. Fuente: Nunca más.

Derechos humanos - 12/05/2205
Quieren proteger a un ex centro clandestino de detención
Este jueves 12 la Legislatura le dio una aprobación inicial al proyecto de protección especial edilicia, del inmueble donde funcionó Automotores Orletti, uno de los centros clandestinos utilizados durante la última dictadura militar.

Judiciales - 09/02/2005
Juicio a Scilingo: sobrevivientes de centros de detención relataron su cautiverio
Tres sobrevivientes de centros clandestinos de detención de la última dictadura militar relataron hoy su cautiverio en el juicio oral que se sigue al ex militar Adolfo Scilingo. Entre ellos estuvo el testimonio del periodista uruguayo Enrique Rodríguez Larreta, quien rememoró su secuestro durante quince días en julio de 1976 en Automotores Orletti, un viejo taller del barrio porteño de Floresta.

Legislatura - 20/11/2001
Mural en Automotores Orletti
La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sanciona con fuerza de Ley:  Realícese un mural en el paredón sito frente a la calle Venancio Flores 3519/21, casi esquina Emilio Lamarca, frente a las vías del Ferrocarril General Sarmiento, en el Barrio Porteño de Floresta, donde otrora funcionara el Centro de Detención Clandestino  "Automotores Orletti".


 

    Volver
 

29 de Agosto
Día del Barrio de Floresta

39.474 hab.
 2.4 km2
16447,5 hab/km2

21.395 Mujeres
18.079 Hombres
(Datos julio 2001)

LIMITES

Av. Directorio,
 Portela, Cuenca, Av. Gaona Joaquín V. González, Juan Agustín García, Segurola, Mariano Acosta.